jueves, 19 de abril de 2012

¿Cerebro o un par de piernas? Quizás un poco de ambas.

Son las 09:04 pm de un jueves que parece domingo (¿Como no parecerlo? es feriado).

Everybody at the party. Shouldn't worry if I'm there.Si, The Strokes se escapa de mis cornetas.

Estoy pensando en las burlas, las risas, los secretos dichos de oído en oído, con gracia, sin excusas.
Palabras flotando en el salón, en una calle. No, mejor, en la avenida. Casa, colegio, salón, aquel pupitre, aquella sonrisa. No, la vida.

Si, yo también quisiera correr cuando las escucho, pero prefiero quedarme y esperar. Aguantar media hora más, o quizás menos, se hace insoportable, más vale la pena saber que tus oídos permanecen sordos a semejantes burlas sin argumento, sin motivos sólidos.
¿Voy muy deprisa? Lo siento, hoy no tengo ganas de correr, mucho menos de esconderme.

Aprendí a pensar antes de poder subirme a unos tacones e intentar comerme el mundo, quizás allí está mi error o lo que yo, en lo personal, considero mi fortuna.

Se vale un mundo diferente, sin tantas críticas destructivas, sin prejuicios...Lamentablemente, ese cambio está limitado para aquellos a los que les faltan las ganas de pensar más allá de la crítica destructiva.

Como dijo Einstein:  ¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

Eso fue todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario