6 segundos.

Déjame decirte que no necesito saber que estás allí para sentirte, hacerte volar con solo mirarte desde lejos, lo sé. Una pequeña adicción sin sentido aparente, pero está allí y se convierte en un vicio que se sublima cada vez que dejo de verte. No quiero venir con una charla sobre el psicoanálisis, pues solo quiero hablarte sobre el arte, las ciencias y la filosofía que tanto me encanta cuando se trata de ti, como receptor.
¡Quiero hacer de ti un pensamiento más! Una razón para darle vuelta a toda esta locura y colocarte en un lugar donde el viento pueda hacer que sientas algo más que simples motivos irracionales...¡Siente la distancia y el temor! Ve como tu vida pasa y te detienes tú, como un espectador más, a observarla, paso a paso, reviviendo lo que quieras y alejando el resto ¡Tú decides! Pero, si lo deseas, podré acompañarte a dejarlo todo y comenzar de nuevo.

Eres esa persona indescriptible.

Creí poder escribirte y encontrar los adjetivos adecuados, pero luego pensé en tu mente tan desastrosa y tan brillante...Concreta, realista y al mismo tiempo soñadora ¿Y sabes qué? Llegué a la conclusión de que cualquier descripción mas allá de esta, es improbable, ¡Imposible! No eres más que un todo, lleno de nada, por más absurdo y abstracto que pueda sonar...
¡Estás aquí! Eres tangible y real, soñador, impulsivo...¿Que más puedo decir? No hace falta describir algo que simplemente puedes observar, vivir, sentir, sonreírle y seguir caminando hacia cualquier lugar, sin rumbo fijo.
Nunca antes alguien había seguido mis pasos con tanta facilidad. Aunque te invitara a compartir la idea más alocada de este mundo, irías; lo demostraste.
¡Ah! Acaba de llegarme uno de tus alocados mensajes...Si, hay una boda. Si, yo también estoy sonriendo.

¡Si, estás demente!

Comentarios

Entradas populares de este blog