jueves, 29 de noviembre de 2012

"...Un encuentro sin chocar y sin exasperarse"

                      29/11/2012.
Me cansé de escribir como si de negar tu existencia se tratara. Me estás leyendo, no finjas más.
Hoy, me dio la gana de admitir lo mucho qué, desde siempre, me has gustado.
Me estoy riendo, estoy llorando, volando, lo que sea, por ti. ¡Que tonto! Esta cursilería que solo soy capaz de escribirte en un estado de ebriedad emocional. 

Déjame, tonto. 

¿Será que nos escondemos y huimos por un rato? Hablamos de Bukowski, si te place, o mejor aún ¡Hablamos de nada!  Aunque, según él, "Si un escritor abandona la creación, está muerto". y yo, no quiero morir sin decir que escribo, aunque carezca de talento y esta retahíla no llegue a nada. 

Ni un montón de buenas hipótesis cambiarían la realidad de la situación. La tierra gira, el sol existe y nosotros somos simples peones en un tablero inexistente y ficticio. ¿Para que etiquetarlo? De nada sirve jugar un juego que todos juegan, sin conocimiento. Salte del tablero y busca tu propio reino. Luego, si quieres, jugamos a derrotar al rey. 

Yo quiero quererte como Benedetti, cuando tu boca sepa gritar rebeldía.

"Y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos".

Yo quiero quererte y desvelarme, rendirme ante el sueño solo cuando sepa que puedo descansar sin que te vayas. Tras la puerta, podría esperar.
Quizás, juntos entender el simbolismo épico del Ulises de Joyce. Y, si no lo entendemos, lo leemos de nuevo. 
¿Para que tener una vida juntos si no la vamos a perder en lo efímero, lo volátil, nada de cotidianidades? ¿Para qué vivir una vida llena de rutinas inconclusas y sentimientos de remordimiento? Yo solo quiero escaparme y vivir del viento, de ser posible.

Ya tendremos tiempo para sentarnos y ver un buen partido de fútbol. Que conste que, de hacerlo, sería solo para recompensarte por las largas lecturas, esperando que comprendas mi necesidad de leer los 100 libros del siglo de le monde (Cosa que empecé sin ti, y me disculpo...Bah, mentira. No me disculpo, me encanta hacerlo a escondidas). 

¿Y si te digo que quiero pasar mi vida entre la literatura y tú, me creerías? Kafka, Huxley, Orwell, Proust, Buzzati, Fitzgerald, Tolkien, Borges, Bradbury, Lorca...Y poemas, hasta que tu oído se canse de escucharlos.

Sabrás de Pavese, lo prometo.

Lo siento, soy incapaz de separar lo que me gusta, sobre todo cuando se trata de ti. 
Leo y estás allí, en cada personaje, idealizado, perfecto como siempre y como nunca, incoherente, absurdo, soñador, hilarante. 

Tú.

Seré como Buzzati para ti; una mezcla, irreverente, entre planos y dibujos, racionalidad, química y ciencias, hasta encontrarte de nuevo y saber que mi naturaleza es otra, enfrentada a un laberinto incomprensible, donde solo se escribir para no olvidar que la rutina es un tedio en el cual no quiero estancarme. Y escribiré, hasta que no tenga nada que contarme a mi misma, en estas largas horas en las que perder mi tiempo, es ganarte. 

1 comentario: