Sin epitafios.

Mira,

aquello de dejarte en los rincones,

no funcionó.

Y ya no sé si estoy aquí, allá o estás conmigo,

o mejor dicho;

dentro de mi.

Sin pensarlo, solo sentirte,

lejos de trivialidades,

letras imprecisas,

poemas ridículos

y mi falta de concentración.

Comentarios

  1. ¡Muy bonito!

    Sencillo, profundo, directo e indirecto al mismo tiempo...

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog