Para mi M.

No quiero copiar,
ni leer.
Te quiero aquí,
evidentemente conmigo.
Aunque sea para mirarte y hacerte dibujar múltiples caricias, sobre mi, como tu papel. Tu papel, tu papel, tu papel.
Tú, para mi; Yo, tu lienzo, tu instrumento de sonrisas siempre que las necesites. Una musa que no sabe del Olimpo, jamás conoció a Zéus y no sabe inspirar.
-Inspirarte-.

Ojalá Kirchhoff hubiese formulado una ley de lazos fuera de los circuitos y se enfocara en ese hilo que me ataste, para unirme a ti, saliéndote con la tuya, dejándome indefensa en unos brazos que ya ni siento.
Me convertiste en un circuito puro de resistencia...A la distancia, claro; y ninguna suma algebraica hará que mi amor se quede en cero.

El algún lugar de tus sentidos, debes de esconder alguna imperfección, un antídoto ¡Algo que me haga inmune! Hasta que deje de dolerme tanto la costumbre de perderme entre grafemas.

Comentarios

Entradas populares de este blog