-Foto por Eduardo Arellán.





Ahora, soy yo la que menstrúo.


Soy yo la que te pide, casi de rodillas, que la abraces.


Y estoy sangrando


y no es mi vientre;


eres tú,


que no te cansas,


que no te rindes,


que aún me quieres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo