"No fue ayer ni mañana, en otro tiempo,
                                                                                                                                en otro espacio, 
                                                                                                                                ni ocurrirá ya nunca,
                                                                                                                                aunque la eternidad cargue sus dados
                                                                                                                                a favor de mi suerte".
                                                                                                                                          -Eugenio Montejo.

      Para cuando estés leyendo esto -si me atreví a publicarlo-, faltarán solo horas para que atravieses los cientos de kilómetros que nos separan del cono sur.

Me conoces demasiado bien como para saber que soy incapaz de despedirme. Hace tres años, tampoco pude hacerlo: bastó un beso en la mejilla y un "nos vemos", que duró meses interminables de colegio y comunicaciones interrumpidas por mensajes de textos. Nunca pude decir "adiós".

Sé que te vas y que ahora sí es definitivo. Lo repetiste tantas veces como pudiste, pero yo prefería no hacerlo tangible, dejarlo tan solo en una frase más que quizá no fuera más que eso: una simple frase; pero ahora estás allí, llenando tus maletas, mientras solo puedo observar en silencio que sí, efectivamente, dejas tu casa, las calles que recorríamos a las 9:00 de la noche, sin miedo al miedo, con ganas de un café barato, un par de cachitos y nada más que historias por contar. 

Me harás falta cada vez que abra las páginas de Kafka en la orilla y sepa que estuviste allí, aquél cumpleaños, con ese libro en tus manos. No habrá domingos de piscina improvisada, ni Diego con dos barquillas en las manos, luego de comernos un par de donas. Samanta no estará regalando sus abrazos que tanto me encantan...Y no estarás tú, en aquél concierto, aquella plaza a media noche y el pánico de no tener pánico, de sentirnos libres.

Sube a ese avión, pero no dejes tus recuerdos conmigo.

Me alegra saber que te vas a cumplir tus sueños, que al fin podrás jugar fútbol como siempre has querido. Serás ingeniero y sí, te ayudaré con matemáticas desde Skype, lo prometo; tan sólo, déjame pedirte una última cosa a cambio: cuando camines por la 9 de Julio o te detengas en la plaza de mayo y sean las 12:00am, recuerda aquél banco y los tantos cafés.



No olvides ningún abrazo, por favor. Yo jamás los olvidaré. 

No sé si pueda verte cruzar por la cromointerferencia de color aditivo. No sé si pueda verlos partir, sin más, sin conocer una fecha, algún indicio que apunte hacia el momento en que podamos reencontrarnos. 

No sé si pueda.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo