Siento tu corazón latir más rápido, a destiempo, con la sangre corriendo un maratón en sus ventrículos. Me acerco más a tu pecho y compartimos la medalla, 5K en 0.25 minutos, en una fracción ínfima de tiempo; corriendo frente a todos mientras el resto simplemente nos ve caminar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo