Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016
Quiero creer que no es tan complicado el parar de escribir, de pensar en papel, explotar cada cierto tiempo y decirlo todo, dejar que fluya. Entonces paré, porque en ocasiones intimida, porque sumergirse en ti es más complicado que sumergirse en otros, pero intentarlo sigue valiendo la pena.

Como estar fuera de liga, pero no en el sentido que comúnmente todos le otorgan: ser o estar en otro nivel. No, al contrario. Fuera de todas las ligas donde juegas, un strike en vez de un home run. La pelota que jamás toco base. Y sin embargo aquí estoy, luchando contra ese estado catatónico al que tú llamas ausencia, en el que me sumerjo cuando no sé que decir, porque en ocasiones solo quiero mirarte y sonreír, plasmarte sin olvidos, escribirte en una suerte de sintaxis perfecta pero mi retórica es barata y me cohibo.

Si, totalmente fuera de liga.
Siento tu corazón latir más rápido, a destiempo, con la sangre corriendo un maratón en sus ventrículos. Me acerco más a tu pecho y compartimos la medalla, 5K en 0.25 minutos, en una fracción ínfima de tiempo; corriendo frente a todos mientras el resto simplemente nos ve caminar.

 treinta y uno de abril. 2016.


Tenía miedo de conservarte en una simple y única panorámica, un recuerdo repetido y tergiversado. Te veo más alto, te noto más amable. En tu espacio estático, cambiaste por completo.
Olvidé tu voz. No tienes idea del nudo que se forma en mi garganta con apenas admitirlo. La olvidé. Aquella voz que tantas veces me calmó, ya no existe en mi memoria. Trato de buscarla, reviso en todas partes. Últimamente he intentado sacarla de un viejo vhs que no he podido reproducir. Así son todos mis intentos: infructuosos, sin sentido.

Me dueles como nada me ha dolido en la vida. Tanto, que a veces me considero capaz de arrancarte si me ofrecieran la oportunidad. ¿Que si me convertiría en un monstruo? quizás, pero nada lejos de lo que soy hoy en día; un ente que mueve los pies por inercia, que despierta porque la alarma le obliga, porque la responsabilidad de aparentar que todo está bien es más importante que admitir que no lo está.

No me hagas caso, no tienes la culpa.…