domingo, 29 de septiembre de 2013

Esta vez, apunto lejos del papel; de esos borradores llenos de tachones que usualmente dejo con bolígrafo, regados por allí. Te escribo desde aquí, porque no me da tiempo pensar y acomodar con sutilezas los errores cometidos en tiempo pasado.

Probablemente, ni el olor a lluvia y tierra mojada te refresque la consciencia, muchos menos los vacíos.

Olvídalo, ni siquiera te gusta ese aroma. -me imagino-

No puedo aprender a delinearme los ojos. Intentarlo es terminar con rayones negruzcos en toda la cara, como una niña con creyones de cera y un lienzo virgen, a punto de ser pigmentado. No tengo el porte de delfina, manos de dedos finos y complacientes, perfil romano o la capacidad para aparentar ser una.

No soy tu Maria Antonieta.
Por el contrario, soy todo lo qué, imagino, nunca pensaste que tendrías por "compañera". Una que "tergiversa" todo lo que quisiste decir y lo modifica a su antojo para terminar escondiéndose en tus brazos, porque le aterroriza la idea de perderlos.
Y no, jamás quise que sintieras que yo tendría la capacidad de hacerte sentir como una mierda, un bulto más.
La equivocación de los fines, fue la pérdida. Mi pérdida. Aqui sigo yo, esperando otro café sin necesidad de lastimarnos, solo compañeros de lectura...
                                                                 Una vez más.

Ya no más; porque te cansas, te pierdes y yo sigo extrañándote.

                                                                                                                                                           A.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Absurdos y violáceos.

Solo pasa qué, de vez en cuando, terminas por cuestionarte todo y hasta una pila de almohadas puede alterar tu ciclo natural de "reposo"; y así sucede que se van trazando líneas violáceas -porque me gusta el color y punto, no tiene otra explicación- y nacen diversos absurdos qué, por separado (ni en conjunto) tienen algún tipo de significación.
No son nada, como todos. Nada de materia, ni conjuntos, ni reales.
Aquí no hay más que un trío-más un infiltrado- de pensamientos abstractos y tontos, típico de mentes amilanadas, poco cursivas. En fin, un eco inadmisible.


                                                                               I

-Mamá, la ropa está delirando en aquella esquina y tú pendiente del café.

-¿Cómo que delirando? Tú y tus estupideces. La ropa no siente, mucho menos si es de color

.-Claro que siente. ¿Acaso no las escuchas a diario? gimen de a ratos, cuando el sol no las toca.                                                                                                          ...Claro que sienten, más si es dolor. 


                                                                               II

De algún modo, el gris del pavimento puede deshacerse con el sol y el constante tráfico de motores pesados.
Ella, se siente segura sobre el suelo, porque dice que entre todos los vacíos, el único que está lleno, es este gris, y yo me río. Tamaña ironía.
-Es otra inexistencia, le digo, pero ya no me escucha. 


                                                                                III

¿Por qué las almohadas solo existen en reposo? Se esconden entre pliegues de edredón y allí aguardan, en silencio, hasta la próxima noche.



                                                                                IV

                                                   ¿Cómo te atreves a dejar que alguien como yo, enfermo de amor a tu casa pueda entrar?
                                                                                                                                    -Yalal Al Din Rumi (1207).

Ni en Persa te escapas de ir y venir de días,
de espacios;
y ahora, 
enamorado de tu enojo,
seduces las arenas de la nada.

De vuelta a tu cintura,
me detengo.
¿No me pediste qué,
sin pensarlo,
dejara de jugar a la enfermiza?
...
Ya estoy bien
y me es indiferente,
jugar o padecer.

Aún te amo.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Detrás de recibos y facturas viejas.


                                         
                                                                                                  I

Para Henrry, porque hoy no quiero solo decirle papá. 
                                                                             
                                                                                             "las olas han venido rodando hasta la orilla..." 
                                                                                                                                                                -Carlos César Rodríguez.
Cada vez que tiraba piedritas al mar,

en mi inocencia,

creía que tú serías capaz de encontrarlas,

aunque inútil de mi parte,

nunca supe enseñarlas a nadar.

Solo tú podías extender tus manos,

tocar la lluvia,

abrazar al viento.

Ahora, se que se llaman rocas,

que el mar no es otro animal bicolor

e infinito,

atemporal.

-Es solo mar, Betica-.

Y que tú,

mi capitán,

solo moriste,

no naufragaste.


                                                                             II

Miré hacia el fondo del vaso de aluminio como otras tantas veces al consumirse el agua que en el reposaba. Me hice un eco de mi imagen y allí la vi; lívida y sorprendida. ¿Me miraba desde el vaso o yo miraba hacia él? Nunca comprendí esas proyecciones. Mientras, sigo atrapada en cavilaciones que no me dejan terminar de beber.


                                                                                                     III

                ¿Para qué me picas el alma en dos, si no te interesa conservar la otra mitad?


                                                                            IV

Yo sabía que era pequeña, de metas promedio y sueños simplistas. Pero, tus poemas, tenían la capacidad de hacerme sentir miserable, no solo pequeña; y al mismo tiempo, si me leía tras tus letras, era infinita.
Ni aún, cuando trato de prescindir de ti, puedo ignorarte. 
Seguiré firmando Alicia, hasta que te encuentre en algún café de Buenos aires.

                                                                             V

                                                                              A Stephanie Lopez, porque los pandas también leen.

Eso de ser mujer,

una vez al mes,

con las gotas que manchan cualquier lienzo

y la mordaza

-que te atas para no gritar-

es una idílica constante.



sábado, 14 de septiembre de 2013

Bitácora de tus días, según mi perspectiva de -no- princesa.

     Ayer me viste, como hace tres días. Una semana, un mes atrás.
Nos sentamos en la misma mesa hacia el vacío -la ventana- y tu sigues allí, tratando de tomar mis manos, como gatito intentando alcanzar una bola de estambre.
-Ojalá entendieras qué, en este caso, el gatito soy yo-

Cuando te veo, solo pienso que eres ese tipo de personas elocuentes y fácilmente arrollables, por descuidados, poco precavidos...Y tu vista, hacia la ventana, solo te hace más irracional. Quiero que sepas algo; sin que me quede nada por dentro, eres un desastre, algo adictivo.
Cuando yo miro, como me miras, me siento parte de un circuito privado, una parcela de sueños que compraste a plazos y luego, por azares, quisiste compartir conmigo.

Che, cantáme de nuevo.

Siempre te escribo como un diario y hace más de cinco días que esta página te pertenece. Te guardo en las esquinas de los libros que transitaste -la pasarela-, y allí guardo todos los pétalos que prometiste, como metáforas, porque me encantan.

Sos un sueño de limón, porque me gusta. 

Ahora debo dejarte, debo impulsarte a partir.
Fui ese pasatiempo que completaste a página llena, la sopa de letras que encontraste y culminaste en nueve días, quizás diez; y es que no quiero atarte a un mundo que no tiene ni tronco ni piernas, mucho menos corazón para latir. Anatómicamente, imperfecta. Vacía de astros, universos, alegrías paralelas y toda esa charlatanería que debería preceder a esta misiva.
Soy todo lo que no necesitabas, lo que no querías encontrar y simplemente, me atravesé. Lo más alejado de tu filosófica princesa caucásica y dulce. El extremo de tus aspiraciones. Por el contrario, suelo flotar justo a donde no quieres llegar, pues tu precario estilo "perrito" para nadar, te impide llegar al océano...Y yo solo quiero llevarte, hasta donde desees, si tan solo quisieras nadar -conmigo-.

En fin, te dejo con tus chicas de azul, de rubio.

Yo, me iré con el sol.  

                                                                                                                                  -Alicia. 



viernes, 13 de septiembre de 2013

-Foto por Eduardo Arellán.





Ahora, soy yo la que menstrúo.


Soy yo la que te pide, casi de rodillas, que la abraces.


Y estoy sangrando


y no es mi vientre;


eres tú,


que no te cansas,


que no te rindes,


que aún me quieres.

Clandestino.

Son las 2:12 Pm, pero la lluvia hace que se modifique el aspecto físico de los segundos. Para mi, son las 8:00 de la noche. -Esto es irrelevante.

No te vayas a dormir, todavía puedes quedarte ¿Que importa que el espacio se postergue?
Si tan solo pudiera cruzar esa misma pasarela que atravesaste hasta dejarme.

Señor metodista, agenda organizada, el "escribe bonito y vive con su mamá" que tanto me advirtieron, hoy es mi turno de vengarme de los pétalos, los valles, de sus versos adictivos y seductores.

No le voy a decir que lo quiero, porque asumiría mi derrota, firmaría mi renuncia y dejaría entre sus manos todo el orgullo qué, en teoría, debería conservar.
Por eso le huyo. Por cobarde o idealista. Yo, prefiero creerme la segunda.

Que más quisiera yo que ser de algún metal, pero esa característica de la maleabilidad no va conmigo...Y no, no sé por qué hablo de metales. Yo solo quiero besar tu boca. ¡Y si! Me trago mil y un veces mis palabras, los reproches. Me muero por besar tus labios. Apuesto a que eres infinito, no eterno...O viceversa. Bueno, no sé, ya debes estar delirando, sabiendo que me refiero a un complejo de suposiciones.
...Debes ser tan dulce, tan adictivo, que ya no quiero ¡No quiero! Probarte y olvidar que existo, pensando en ti. En ti, en ti, en ti...O en todo, que es casi lo mismo.

Te odio, te llevaste todo de mi. Lo que te di, te dio igual a lo que te negué. Solo lo tomaste.
Ya no puedo escribir, ni enumerar. No derivo, solo me derivas; luego, me compones.
Te llevaste una semana en una agenda de dos páginas. Mi semana. 168 horas, para mi.

Ahora, firmo mi renuncia:
                                                                                                   
                                                                                                                                        Te quiero.
                                                                                                                                                 -Alicia.

jueves, 12 de septiembre de 2013

martes, 10 de septiembre de 2013

Tú, no expresable a razón de dos enteros.

Te vi cruzando la avenida entre cientos de motores y otro tanto de nosotros, los sobrantes . Allí, sobre el rayado, te supuse infinito...No solo real, sino subdividido. Irracional . 

Me parece que eres como la raíz cuadrada del 8. Así, imprudente. Te atraviesas cada tanto, ofuscando al que te topes. ¿Por qué no puedes ser solo un exacto?

No sé como explicarte que me dueles cada tanto al recordar qué, si no puedes ser una fracción  ¿A donde guardas esa otra mitad que debería satisfacer? Me siento un cero y no a la izquierda, sino en tu denominador.
Esa hipótesis de mitades y frutas cítricas, nunca ha saciado mi curiosidad y ahora, tú me la negaste.

Pudiste ser pi,φ ó simplemente e; O bien, lo que quisieras. ¿Por qué no te escapaste hacia otro plano? ¿Por qué no hacia el sistema de Euclides?

Ahora, el rojo del semáforo te deja deslizarte lejos de mis interrogativas y seguirás siendo eso, una raíz de 8.

domingo, 8 de septiembre de 2013

¿Por qué escogiste habitar entre el desastre, las tazas sucias de café; el papel amarillento y corroído por el tiempo?

¿Por qué no te quedaste navegando en las cálidas linfas del amor sin sobresaltos?

¿Qué haces conmigo si es mejor estar sin mi?

¿Por qué esperas al ocaso para invocar mi nombre?

¿Por qué no te pierdes donde, después de cientoveintisiente intentos, me sea imposible encontrarte?

¿Por qué me miras y esperas a que bese tu cuello?

¿Por qué no me dejas ser una Zarina imperial?

¿Por qué no sueñas con rozar los intermedios?

¿Por qué no escribes contra el tiempo que las verdades son de azufre?

¿Qué haces envolviendo tus silencios en celofán?

¿Por qué no puedo hacer poesía?

¿Por qué tientas mis miedos?

¿Por qué lucho solo por mirarte retroceder un reloj a cuerda, aún y cuando las pilas podrían funcionar?

¿Por que te retraes en esos viejos retratos sepias?

¿Por qué aún sueñas con volar? Este mundo de mierda se cansó de los intentos y tú,otro más para la cuenta, se hastió de pilotear.

¿Por qué llenas las dudas que no fueron formuladas?

¿Por qué cubres el espacio con tu paz?

¿Por qué, joder, me miras y el arrebol de mis mejillas se tiñe de tu voz?

¿Por qué no puedes responder a mis diatribas?

¿Qué puedo hacer para entregarte un corazón?

Hipotéticos.

No te abandoné en aquél tren de Buenos aires.

No te llamé Marcelo, ni quise gritar tu nombre.

Te esperé de gris y en sueños,

Sin censurarlo, quise besar tu boca;

 y no solo descubrir  los nomeolvides, sino quedarme allí,

Probando tu aliento, hasta qué,

En invierno,

Florezcan las camelias.



No estuve en el ’76, bajo el golpe de Estado.

Ni a cientos de kilómetros de las llamas invasivas de el proceso.

No vi a Neruda y a Márquez ardiendo como grafemas,

Ni un atisbo de ti,

Suspirando por lo bajo.



Subversivo, te digo adiós.

Te despido entre los rieles,

Bajo el cielo de tus pasos,

Sobre migas de cartón.



Solo Alicia, otra hipotética aventura de un gran manto de ilusiones.


Tejidas.

Tergiversadas.

Amplias y excluyentes.