Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011
No soy buena escribiendo, pero ésta página, éste blog, éste diario, ÉSTO, es mi desahogo.
Despertar, mismo sitio, mismas caras, una que otra conversación superficial. Minutos, horas, solo esperando a que acabe.

Rutina ¿Así le dicen no? Monotonía, día tras día.

Otro lunes, todos se quejan -nos quejamos- ¿Y qué? sigue siendo en el mismo ¿Por qué? Pues bien, el lunes nunca tuvo ni tendrá la culpa. Nosotros y la falta de creatividad. Vamos, ya tienen culpable.

Ésto fue liberador.

Terceros.

Quieres ser, pero ellos quieren que seas algo que no conoces. Odias esa idea.
Porque simplemente escuchan, pero se niegan a entender. No quieres ser otro títere de sus deseos.
Entonces deseas ser un niño de nuevo, hasta que intentan moldear tus intereses. Hacer y no hacer a su antojo ¿Quienes son ustedes? ¿Por qué lo arruinan todo?
Quieres irte lejos, ser tu guía, seguidor de tus impulsos. Estudiar lo que quieras, seguir ideales, avanzar. Te detienen.
"Esa carrera no te conviene, quédate aquí", y con cientos de trabas más intentan hacerte desistir.
Ya no sabes que hacer, te cansaste de terceros.
A cualquier edad, en cualquier momento, siempre intentan detenerte ¿Por qué? Porque ven sus sueños frustrados en ti, y creen que al parar y hacer cambiar tus aspiraciones lograran afrontar la triste realidad, pero no. Solo te hacen daño. Pones un alto a tus sueños y así realmente lograrás sentirte frustrado.
¿Que esperas? Mándalos al diablo.
Hola, hace mucho que no te hablaba, y no; no te olvido. Si dejé de escribirte fue por el temor de enviar otra carta sin tener respuesta, y es que ni siquiera conozco el destinatario. ¿Donde estás? Dime que no me has olvidado.
Sé que de pequeña siempre te quitaba el sueño, y reías con mis ocurrencias. Te cansabas de mis "¿Por qué?" Quizás tu, tanto como yo, deseas devolver el tiempo.
Crecía. Crecíamos. Son tantas anécdotas y momentos que vivimos. ¿Alguna vez te dije cuanto disfrutaba nadar a tu lado? Bueno, ahora lo sabes.
Me enseñaste a flotar, y en el proceso, de agua se llenaron mis pulmones. En ese momento comprendí que no todo sería perfecto al primer intento. Tu me lo enseñaste.
Cumplí 6 años, pasaría a 1er grado, te sentías orgulloso. Un día antes de la promoción de pre-escolar, llegaste del trabajo a la casa ¿Lo recuerdas? confundiste los días, no sería ese la celebración.
Odiaba que me dijeras "Betica", sentía que estaba creciendo, ya no podía ser tu bebé, …
Ese minuto donde tu mente se queda en blanco. No buscas respuestas, no necesitas explicaciones.
Te concentras en lo que no puedes ver. En lo que sientes, mas allá de lo racional.
No existen motivos, solo estás allí, sin encontrar tu lugar. ¿Que estoy haciendo? -No está permitido preguntar-
Tu subconsciente domina tu intuición, de nada vale aquí pensar en realidades, porque tu vida - o la mía- siempre se ha basado en fantasías.

Un lugar donde vivimos los minutos en horas, siempre y cuando lo anhelemos.
Y si por el contrario, queremos huir de los problemas, el tiempo serán años en éste, tu momento.

Sueñas, la realidad de tus mentiras, y así aparentas sentirte llena de alegría. No te culpo, muchos mentimos para esconder lo que nos afecta.

Se que te sientes a gusto, viviendo protegida de la crueldad del exterior, porque solo tu sigues sonriendo en la penumbra.

Me dijiste que no te preguntara, pero ¿Por qué me has abandonado?
Me gustaba sonreír. Tu me hacías sonreír.
Se que estoy enloqueci…