miércoles, 18 de mayo de 2016

Quiero creer que no es tan complicado el parar de escribir, de pensar en papel, explotar cada cierto tiempo y decirlo todo, dejar que fluya. Entonces paré, porque en ocasiones intimida, porque sumergirse en ti es más complicado que sumergirse en otros, pero intentarlo sigue valiendo la pena.

Como estar fuera de liga, pero no en el sentido que comúnmente todos le otorgan: ser o estar en otro nivel. No, al contrario. Fuera de todas las ligas donde juegas, un strike en vez de un home run. La pelota que jamás toco base. Y sin embargo aquí estoy, luchando contra ese estado catatónico al que tú llamas ausencia, en el que me sumerjo cuando no sé que decir, porque en ocasiones solo quiero mirarte y sonreír, plasmarte sin olvidos, escribirte en una suerte de sintaxis perfecta pero mi retórica es barata y me cohibo.

Si, totalmente fuera de liga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario