Demasiado tarde comprendí que el Universo, sin más, es otro cachorro persiguiendo su cola. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo