domingo, 15 de septiembre de 2013

Detrás de recibos y facturas viejas.


                                         
                                                                                                  I

Para Henrry, porque hoy no quiero solo decirle papá. 
                                                                             
                                                                                             "las olas han venido rodando hasta la orilla..." 
                                                                                                                                                                -Carlos César Rodríguez.
Cada vez que tiraba piedritas al mar,

en mi inocencia,

creía que tú serías capaz de encontrarlas,

aunque inútil de mi parte,

nunca supe enseñarlas a nadar.

Solo tú podías extender tus manos,

tocar la lluvia,

abrazar al viento.

Ahora, se que se llaman rocas,

que el mar no es otro animal bicolor

e infinito,

atemporal.

-Es solo mar, Betica-.

Y que tú,

mi capitán,

solo moriste,

no naufragaste.


                                                                             II

Miré hacia el fondo del vaso de aluminio como otras tantas veces al consumirse el agua que en el reposaba. Me hice un eco de mi imagen y allí la vi; lívida y sorprendida. ¿Me miraba desde el vaso o yo miraba hacia él? Nunca comprendí esas proyecciones. Mientras, sigo atrapada en cavilaciones que no me dejan terminar de beber.


                                                                                                     III

                ¿Para qué me picas el alma en dos, si no te interesa conservar la otra mitad?


                                                                            IV

Yo sabía que era pequeña, de metas promedio y sueños simplistas. Pero, tus poemas, tenían la capacidad de hacerme sentir miserable, no solo pequeña; y al mismo tiempo, si me leía tras tus letras, era infinita.
Ni aún, cuando trato de prescindir de ti, puedo ignorarte. 
Seguiré firmando Alicia, hasta que te encuentre en algún café de Buenos aires.

                                                                             V

                                                                              A Stephanie Lopez, porque los pandas también leen.

Eso de ser mujer,

una vez al mes,

con las gotas que manchan cualquier lienzo

y la mordaza

-que te atas para no gritar-

es una idílica constante.



2 comentarios: