miércoles, 2 de mayo de 2012

Horacio Quiroga ¿Acaso necesita presentación?

Una vida marcada por la tragedia, el asesinato importuno y accidental, el suicidio justificado por el dolor mucho más espiritual que físico, quizás. Pero, sin poder negarlo, un clásico genio de la escritura modernista.

Escribió utilizando como base una relación vida-muerte inquebrantable, precisa, eficaz, certera...Perfecta. Basada en simplicidades que se convertían poco a poco en un asunto mayor, de cuidado, con la capacidad de ser narrado con una parsimonia increíble, cargados de horror, de rasgos temibles, que hoy le ganan un puesto en el salón de la fama de muchos lectores apasionados.
Comparado muchas veces con el gran maestro y excelente (excelentísimo, diría yo) escritor Edgar Allan Poe, se posiciona como un gran exponente de los relatos breves.

Ya, dejando a un lado toda esa introducción básica, debo decir (desde el punto de vista subjetivo, personal, mío) qué, éste fabuloso escritor tiene bien merecido un lugar inalterable en la biblioteca de bolsillo que todos deberíamos tener. Repito: TODOS.

Un genio que vivió y murió, desafortunadamente, como uno de sus trágicos y terroríficos cuentos, pero qué, aún así, nos dejó un legado increíble en la literatura latinoamericana. 

Por cierto, aquí pueden leer parte de su obra http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/quiroga/hq.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario