No más muestras de afecto que apenen al receptor. Ya no más emisor complaciente. Se quiebra el canal y se acabó el contexto.

¿Comunicación?

Suena más a desaparición consecuente de ideales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo