Resulta qué, cuando no estás, tus besos se vuelven tinta y eso de no escribirte porque la pena ganó el espacio, se me olvida y no puedo negarlo; me encantaste y ya no quiero que salgas de mi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo