¿QUIÉNES SOMOS?

Después de todos los breves párrafos que día tras día -desde hace más de un año- he dedicado a mi país, Venezuela, siempre pensé que el próximo sería uno lleno de júbilo y no de tristeza. Tras todos ellos, no he logrado cumplir mi meta: estas líneas, las escribo desde el luto, no desde la dicha. 

Hoy, 14 de febrero de 2014, un gran porcentaje del país piensa que «aquí no pasa nada » y mientras les escribo esto, la Guardia Nacional Bolivariana reprime a estudiantes con ballenas y antimotines (autopista Francisco Fajardo a la altura del distribuidor Altamira), justo como jamás lo han hecho con un delincuente.

El colmo, estimado lector, es el siguiente: mientras el futuro del país está siendo pisoteado por la bota de un militar, el jefe de Estado hace una rueda de prensa acerca del "lanzamiento de plan de paz y convivencia". Demás medios, callan. 

Se siente un vacío en el pecho al pronunciar la frase que nadie quiere escuchar: Estamos solos. La libertad de expresión es solo un boceto corroído, las autoridades son indiferentes al cumplimiento de nuestros derechos y la violencia deja una estela de sangre que podrán borrar del pavimento, pero no de nuestra memoria. 

Y así seguimos, en el hoyo que cavaron para nosotros con el silencio, la carencia de noticias, el encubrimiento de los hechos. 

Somos nosotros, los estudiantes, quienes luchamos por una Venezuela que muchos han dejado perder. Y no, no luchamos sólo por un "nosotros", sino también por un "ellos"; Porque hay personas que no se enteran, que asumen que el material editado que ofrece el gobierno es la única verdad. Estamos luchando por todas y cada una de esas personas que, sin importar su color político, sufren los mismos flagelos por el simple hecho de ser  v e n e z o l a n o s. 


No somos sólo  la "oposición". Somos la POSICIÓN DE CAMBIO, la contienda de ideas, los garantes de los derechos que nos pretenden arrebatar. 

No fuimos "entrenados" para ser golpistas, como el gobierno pretende etiquetar. Fuimos y seguimos siendo FORMADOS para ser profesionales íntegros y no simple mentes pre-fabricadas, carentes de sentido crítico como dicta el Estado.

No podemos darle la espalda a un país que nos necesita, así como no podemos olvidar que Bassil Alejandro Da Costa Frias y Robert Redman creyeron en esto tanto como nosotros. Su memoria, no puede morir con ellos. Su lucha, sigue siendo la nuestra.

Hoy, mi meta es recordarles quiénes somos y que es lo que, como estudiantes, queremos entregarle al país. 


A ti, compañero: no perdamos nuestra meta. 

Comentarios

  1. mari beta estas en toda la razon tus palabras siempre me llenan... me encanta tu forma de expresarte sigue asi... venezuela somos todos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo