Recogió los cigarros del piso.

La escena era lo suficientemente barata, hipócrita, el típico acto de desnudarse y ser objeto, ser carne, ser de otro, como para dejar los cigarros en su estado de reposo, sobre el frío suelo. Otro cliché, cuanta basura.

Solo...recogió los cigarros del piso y siguió «esperando al indicado». 

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo