Carga puntual






Robaste de aquél jueves
mis últimas horas de infancia

Quitaste unodostrescuatrocinco vendas
de mi pecho

Asfaltaste los vacíos,
subastaste las mentiras que dejaron
como muros
las horas que vivimos

Me duele, ahora, la nostalgia de tenerte
de saberte cerca
de probar tus miedos
sin sabor a adrenalina

Te hallo estático,
carga puntual,
y desespero.

Quiero orbitar en el sistema,
no ser un centro sin sentido,
que espera,
sin pensarlo,
que los demás  astros le acaricien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo