lunes, 2 de noviembre de 2015

La manija del gabinete se clava en mi espalda,
choco contra ti. 
Te busco, a tientas, 
a gatas, 
incluso después 
con las manos en alto. 

escribo obituarios sobre mentiras
me hago polvo,
eco sin destino,
cama de tu cama, 
sexo de tu sexo.

Quiero tocarte, 
alcanzar tu rostro.

                                             - No, me privo-

Me privo de ti,
de nuestros vicios,
la manera en que sonríes
                                                 -con sopor-
mientras finges no mirarme.

Y llueve. No afuera,
sino en mi.
                                                 -en nosotros-.
mientras como de las sobras,  
aquellas que dejaste
sobre mi vientre adolorido.


                                                    ...


Respiro, ya no hay moscas.
No hay miedo de partir
no hay miedo de perder,
                                                 -ya te he perdido-.



No hay comentarios:

Publicar un comentario