domingo, 19 de febrero de 2017

Recordé que escribía para no quedarme dentro de mis cuatro paredes mentales, caminando entre las esquinas, esperando a que el entorno de paredes blancas se disipase; pero me quedé adentro, el miedo superó mis expectativas. No pude encontrar la puerta durante un par de meses y, ahora que la encontré, no quise salir. Otra vez el miedo. Otra vez la sensación de estar dentro de una caja desordenada, donde al primer movimiento de la tapa, se salen todas las piezas.


1 comentario:

  1. Es increíble cómo intentando desesperadamente poner en palabras esto que estoy sintiendo, sin conseguir más que suspiros por no encontrarlas dentro de mí, me he topado con este blog. Un blog que se nota que es el reflejo de una maravillosa persona que ha logrado cargar cada palabra escrita con tantas emociones y tanto significado que es difícil siquiera explicarlo. Tienes un don increíble y único, no lo dudes ni un instante. Espero que puedas seguir viendo la vida con esa mirada tan profunda y tan particular, y que no permitas que los miedos de la mente interrumpan lo que intenta decir el corazón

    ResponderEliminar