lunes, 2 de mayo de 2011

Para mi, el papel es igual a la fantasía. Las escribo en hojas, esperando no olvidarlas, pierdo el papel. Pierdo las fantasías. ¿Hay algo más por lo que quieras vivir luego de perder ilusiones? Claro, seguir en el intento de cosecharlas, porque esos somos, seres que vivimos de sueños. La realidad nos cansa, nos agota. Nos agotamos. Reímos, lloramos, sufrimos en silencio, pero nunca sabré la causa. Llegué a pensar que la vida no era más que una historia de cuento de hadas, porque todo es magia (O eso quieren hacernos creer), hasta que te encuentras con que se acaban las palabras de aliento, los amigos se dispersan y te detienes un minuto. Un solo minuto. ¿Que hago? ¿A donde voy? ¿Por que estoy aquí? Nadie lo sabe, tu no lo sabes. No lo sabrás.
Justo ahora pienso en ésto que escribo, y solo son palabras superfluas. Solo es una realidad parecida más a una fantasía. Solo es mi mundo (O lo que quiero creer es mío). Bienvenido, ésto es mi laberinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario