miércoles, 3 de agosto de 2011

Cuando vuelves a escribir y sabes que es lo que te gusta, por mala que seas haciéndolo.
Porque solo así te sientes libre. Lo que la voz calla, las palabras lo hacen perdurar. No importa lo que sea, en eso se basa esto de escribir. Lo vives, lo asimilas, lo anotas e intentas no olvidarlo. Sencillo y práctico.
Pierde todo el sentido cuando intentas explicarlo.
Desahogo, quizás.
Gritas, amas, lloras, ríes, e intentas hacerte entender, escribes, el papel calla, no te juzga.
Cada cotidianidad pasa a ser parte de una oración, y poco a poco se van escribiendo párrafos y hasta historias completas.
No olvidar, esa es la misión.

2 comentarios:

  1. Con tan pocas palabras expresas tanto, seraas una grandee! en tan pocos años, no desperdicies este gran talento ..

    PD: Lo siento, stalkiandote ando :)

    ResponderEliminar