lunes, 30 de julio de 2012

Para cuidarte aunque falte, quedo.

Se lo que se siente sentirse nada, o peor aún, una completa basura. Quieres hacer tantas cosas, que el tiempo se te vuelve aire, mientras se escapa de tus manos, dejando todo a medio hacer. Se que puedes llegar a sentir que tus esfuerzos son en vano, un completo y absoluto fraude en el que tú, como único culpable, apareces enjuiciado por la conciencia, esa que tanto te atormenta.
¡Y así me siento, tal como tú! Pero, quizás no sea tan real como lo planteamos. Allí hay una falta de parte y parte, de un todo dividido a la mitad, para resguardar las cargas sin hacerlas tan difícil de cargar para ti o para mi, como siempre desde que llegué a tu vida, hace más de 15 años.
Créeme, odio saber que todos mis intentos por lograr ser alguien más allá de ti, salen fraudulentos ¿Y como hago? Simplemente lo sigo intentando, quizás por orgullosa o por no tener otra cuestión en que invertir mi malgastado tiempo, desde tu punto de vista.
Si, antes de que te detengas en seco y dejes de leer, se que me dirás lo de siempre, mi karma habitual, mi infinito desastre...Mi cuarto, mi vida, mi desorden a diario; yo. Pero aquí estoy, intentando hacer cosas que se escapan de mis manos y mis capacidades qué, por más que me cueste admitirlo, son cortas.
Por cierto, no te prometo mejorar, porque de nada me serviría plantearte semejante idiotez, sabiendo de lo que soy o no capaz...Me conozco y tú sabes aún más de mi, lo sé. Estoy aquí, simplemente para decirte que acabo de lavar el plato donde comí, y qué, justo ahora, te miro desde mi cuarto.
¡Ojalá me atreviera a cruzar hasta la sala para decirte esta estupidez! Pero no me atrevo, ni lo haré.
Quisiera tan solo ser capaz de construirte una cama de sonrisas, para que al acostarte no tuvieras ningún remordimiento capaz de quitarte el sueño en un instante, pero no soy capaz, por eso simplemente te escribo lo que tanto me ha costado decirte siempre...
...Te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario