lunes, 6 de agosto de 2012

Entrepueblos, tu sueño.

Hay momentos qué, aunque sean cortos, dejan una huella imborrable, como esa estela que dejaste aquí, con tu paso.
Nos acompañaste como pudiste, ayudando a quien necesitara tu ayuda, siempre con esa sonrisa incapaz de borrarse cuando alguien, justo allí, la necesitaba.
La semana pasada, estuve contigo. Aparecimos allí, en tu casa, como muchos fines de semana atrás, desde que volviste a donde comenzaste a vivir tu sueño: Caracas. Me senté a tu lado, a hablar sobre nada, con un reproche entre los labios por todas esas oportunidades para vernos y siempre un "pero..." de por medio.
Recuerdo muy bien que te reíste de mi, cuando comencé con el clásico "Tío, estoy molesta..." y luego, olvidé hasta el hilo de la conversación, porque me perdí en tu felicidad y simplemente observamos, como tanto me dijiste que te gustaba, tu lampara de lava.
Te pedí trabajo mil y un veces, de toda manera posible y me lo negaste, pero me dijiste que apreciabas mi intento por hacerlo...¡Fue un corte! pero aquí estoy, recordando eso y me rió mucho, aunque no lo puedas ver.
Me contaste mil y un veces como llegaste a Caracas, saliendo desde Caripe con el dinero que reuniste de vender las polvorosas a "real", ¿Recuerdas? No te rendiste y gracias a ti, muchas personas hoy disfrutan de gratos recuerdos, lo sé.
Me siento a pensar en todo y automáticamente me siento un tanto vacía, sola, incompleta...Las fracciones de memorias son inclementes cuando se proponen serlo.
Mérida, tu ciudad que aunque no fue tu cuna, te dio todo para comenzar ¿No es así? Se cuanto la extrañaste al dejarla y con ella, tus dos logros mayores, el fruto de tu esfuerzo...Entrepueblos, donde nació todo esa magia que preferiste decirle "cocina", como si con una palabra tan sencilla y terrenal, pudiera ser descrita toda el arte que creabas.
¡Te jactabas de ser la única persona que hacía que yo comiera queso! Y si, lo fuiste y lo seguirás siendo, porque nadie podrá lograr jamás todo lo que tú, en ese ámbito, lograbas conmigo.
¿Recuerdas cuando te empeñaste en hacerme una "reunión" para mis 15's? Ahora lo pienso y siento que el tiempo te detuvo un poco más, para que te quedaras conmigo.
Un 31 de Diciembre juntos, hace un año, con sonrisas e historias de viejas anécdotas, incluyendo todas tus peripecias para lograr ser quien eras: ¡Un héroe! Pues todo el que te escuchaba, lo admitiera o no, se motivaba a luchar por sus sueños, sin importar los descabellados que fueran.
Me quedaron tantas cosas por decirte y eso es algo que no puedo perdonarme, pues si hubiese actuado antes, quizás estarías hoy conmigo, en tu cocina, haciendo cualquier cosa para que no estuviera flaca, como me dijiste.
No se como explicarte todo, como empezar a contarte, como seguirte los pasos, haciendo que todo el mundo siga conociendo de ti. Tu arte fue tu carta de presentación y tu buen trato, para con todos, el motivo de sonrisas de todas las personas que se sentaban a tu mesa.
Gracias, por habernos acompañado este año, a pesar de todo, viviendo pequeños momentos que quedaron aquí, con nosotros. Justo ahorita, miro hacia la pared y veo los dos cuadros que encontré ¿Recuedas? - "Si los consigues, son tuyos", así me dijiste.
Ahora, conseguí mucho más de lo que buscaba, como recuerdos que queman y videos donde haces lo que amabas, lo que vivías con gusto y con una dedicación increíble.
Gracias, por hacer que las sonrisas y esa vivacidad que tenías siempre, todos los días, queden aquí, con nosotros...
Tío, no te quiero decir que estamos bien, porque estaría mintiendo y tú, justo ahora debes estar con tus hermanos a los que tanto amabas, quizás riéndote con mi papá...¡Quizás cocinando! ¿Por qué no? Sigues siendo tú, el mismo que ayer nos abandonó con una prisa innecesaria que jamás comprenderé.
Ayer terminé de comprender que la vida es injusta, pues se lleva a personas que ningún mal hacen, ¿No es así?
Las últimas palabras que me dijiste siguen retumbando en mi cabeza y las guardo, para nunca olvidarlas, junto a todas tus risas e ideas.
Tío Johnny, gracias simplemente por darme una razón más para recordar que aunque aquí me quede sola, ustedes siempre estarán cuidándome.

No hay comentarios:

Publicar un comentario