sábado, 1 de junio de 2013

Agrupación -no- intencional de recuerdos numerados.



                                                                               Aquí yace un hombre
                                                                              que no supo nada del viento del oriente
                                                                              ni de tránsitos de nubes
                                                                              ni de la herencia de su espanto
                                                                              ni de mi.
                                                                                                          -Acuarela Martínez.


Ayer te vi.
              Mentira.
Como siempre, faltaste.

Ya ni siquiera se que pienso, o si razono.
Si no te vi, o fue un "perdón".

Ayer te vi y se me detuvo la mirada,
gélida.
La noche fue larga y sin ti.
Vacía de ti.
Lejos de ti.

Ayer te vi y ni volteaste.
Apartaste el viento de mi cara,
la luz del camino,
los pasos del alba.

Ayer, ni supe del día.
Si fue un 28 de mayo o un simple 32
-imposible, como tú-
Ya no recuerdo,
se hizo eterno y se desvaneció.

Ayer, cuando te despediste,
fue agosto,
un 07,
un 17,
de nuevo,
un 32.

32, porque es el día que queda sin mes,
aunque si cambio el calendario, igual te daría.
Te irías, sin pensarlo, un 32,
un 45,
el 52.
Te irías y no te importaría la fecha,
si estás en diciembre,
o en pleno calor.

Ni rimas impunes,
libres de recuerdos.
Nada te ata.
A veces, si faltas, solo
te pienso
y te vas...

Hey, hasta me hiciste llamarte en "versos"
¿Será que vienes?

Como las olas cuando se regresan y rozan las rocas que dejan atrás
¿Regresión marina?
bajo el coral, tu cielo.

Y sabes que te esperé,
puedo jurarlo;
te busqué, en cientos de habitaciones
...De hospital.
O clínicas, da igual.
Un 14, de febrero.
De diciembre, aquél 20.
2007, quizás agosto,
nuevamente el 17
pero siempre,
siempre,
un 4.

No hay comentarios:

Publicar un comentario