domingo, 11 de septiembre de 2016

Ayer conversé contigo. Bastó con alejarme del bullicio un par de metros, para encontrarte sobre la arena. Me estabas esperando, estoy segura.
Que difícil ofrecerte un resumen, una síntesis más de los últimos meses en los cuales te he evitado por el pánico a escuchar la palabra "decepción" traída por el viento; pero me hablaste, en una ola me tomaste de la mano y supe que no estabas molesto, nunca lo estás. Son muchísimas las veces que me he ausentado y son infinitas las oportunidades en que me perdonas y continuamos adelante, como ignorando mi estupidez, mi fragilidad...Y escucho tu voz, "se fuerte, eres la mayor", aquella del reproche cuando cualquier lágrima se escapaba cuesta abajo por mi mejilla y tú le ponías un parao', otro artificio para hacerme crecer antes de verte partir.

Me preocupa no tener mucho más que decir. Siempre hay algo que contarte, pero me causa pánico imaginar tu reacción y me sumo en el silencio. Escucho las olas chocando contra la orilla, el murmullo del mar y las tantas veces que, escapados, nos creíamos invencibles entre brazadas.

Solo allí me siento en paz. Es, bueno...No sé explicarlo. ¿Conoces el cliché del mar lavando los problemas? bueno. A mi me los arrebata por completo, al menos en el preciso instante en que cierro los ojos y solo escucho la risa del viento, porque estoy segura que se está riendo. No hay forma posible de acariciar la plenitud del mar y no sentir que el corazón se reconstruye con sonrisas, por más fraccionado que estés. Por favor, hoy no quiero escuchar que las emociones se alojan en el hipotálamo. Déjame en mi lugar común, déjame ser feliz al menos en los cinco minutos que me estás dedicando. Quiero continuar riéndome de mis propias estupideces, mis comentarios sin sentido, las ocurrencias de carajita de 5 años que mira de cara al cielo sin temor a ser quemada por el sol.

Seguiré estando bien, porque no hay otra forma de estar. Al menos no ninguna concebible por mi, no por ahora. Mientras tanto, me quedo entre nostalgias y regresos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario