lunes, 16 de septiembre de 2013

Absurdos y violáceos.

Solo pasa qué, de vez en cuando, terminas por cuestionarte todo y hasta una pila de almohadas puede alterar tu ciclo natural de "reposo"; y así sucede que se van trazando líneas violáceas -porque me gusta el color y punto, no tiene otra explicación- y nacen diversos absurdos qué, por separado (ni en conjunto) tienen algún tipo de significación.
No son nada, como todos. Nada de materia, ni conjuntos, ni reales.
Aquí no hay más que un trío-más un infiltrado- de pensamientos abstractos y tontos, típico de mentes amilanadas, poco cursivas. En fin, un eco inadmisible.


                                                                               I

-Mamá, la ropa está delirando en aquella esquina y tú pendiente del café.

-¿Cómo que delirando? Tú y tus estupideces. La ropa no siente, mucho menos si es de color

.-Claro que siente. ¿Acaso no las escuchas a diario? gimen de a ratos, cuando el sol no las toca.                                                                                                          ...Claro que sienten, más si es dolor. 


                                                                               II

De algún modo, el gris del pavimento puede deshacerse con el sol y el constante tráfico de motores pesados.
Ella, se siente segura sobre el suelo, porque dice que entre todos los vacíos, el único que está lleno, es este gris, y yo me río. Tamaña ironía.
-Es otra inexistencia, le digo, pero ya no me escucha. 


                                                                                III

¿Por qué las almohadas solo existen en reposo? Se esconden entre pliegues de edredón y allí aguardan, en silencio, hasta la próxima noche.



                                                                                IV

                                                   ¿Cómo te atreves a dejar que alguien como yo, enfermo de amor a tu casa pueda entrar?
                                                                                                                                    -Yalal Al Din Rumi (1207).

Ni en Persa te escapas de ir y venir de días,
de espacios;
y ahora, 
enamorado de tu enojo,
seduces las arenas de la nada.

De vuelta a tu cintura,
me detengo.
¿No me pediste qué,
sin pensarlo,
dejara de jugar a la enfermiza?
...
Ya estoy bien
y me es indiferente,
jugar o padecer.

Aún te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario