viernes, 13 de septiembre de 2013

Clandestino.

Son las 2:12 Pm, pero la lluvia hace que se modifique el aspecto físico de los segundos. Para mi, son las 8:00 de la noche. -Esto es irrelevante.

No te vayas a dormir, todavía puedes quedarte ¿Que importa que el espacio se postergue?
Si tan solo pudiera cruzar esa misma pasarela que atravesaste hasta dejarme.

Señor metodista, agenda organizada, el "escribe bonito y vive con su mamá" que tanto me advirtieron, hoy es mi turno de vengarme de los pétalos, los valles, de sus versos adictivos y seductores.

No le voy a decir que lo quiero, porque asumiría mi derrota, firmaría mi renuncia y dejaría entre sus manos todo el orgullo qué, en teoría, debería conservar.
Por eso le huyo. Por cobarde o idealista. Yo, prefiero creerme la segunda.

Que más quisiera yo que ser de algún metal, pero esa característica de la maleabilidad no va conmigo...Y no, no sé por qué hablo de metales. Yo solo quiero besar tu boca. ¡Y si! Me trago mil y un veces mis palabras, los reproches. Me muero por besar tus labios. Apuesto a que eres infinito, no eterno...O viceversa. Bueno, no sé, ya debes estar delirando, sabiendo que me refiero a un complejo de suposiciones.
...Debes ser tan dulce, tan adictivo, que ya no quiero ¡No quiero! Probarte y olvidar que existo, pensando en ti. En ti, en ti, en ti...O en todo, que es casi lo mismo.

Te odio, te llevaste todo de mi. Lo que te di, te dio igual a lo que te negué. Solo lo tomaste.
Ya no puedo escribir, ni enumerar. No derivo, solo me derivas; luego, me compones.
Te llevaste una semana en una agenda de dos páginas. Mi semana. 168 horas, para mi.

Ahora, firmo mi renuncia:
                                                                                                   
                                                                                                                                        Te quiero.
                                                                                                                                                 -Alicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario