sábado, 16 de noviembre de 2013

A diario, contaba las sonrisas de tu piel -o los lunares-. Era lo mismo: el tacto, las desviaciones, las prisas por buscarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario