A diario, contaba las sonrisas de tu piel -o los lunares-. Era lo mismo: el tacto, las desviaciones, las prisas por buscarte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo