hay camas infinitas con silencios sucesorios
recitando poesía
                          recordando vidas ajenas
suspirando por playas ennegrecidas
puertos,
 habitaciones reducidas,
ballets,
sirenas.


Después, hay solo tragos en una jarra que ha mirado muchas vidas
mientras se retuerce en sus entrañas el blanco licor,
la hierbabuena,
los cristales incandescentes
                                             el arte tras las rejas verdes,
                                     las tortas infames
                               el baño como salida
amando estar allí,
robando un segundo a un padre que no me pertenece
a la amiga que extrañaba,
a él, de mejillas maravillosas
y ella, claro,
la poetisa de los versos escondidos
en una nota con límite de caracteres.




Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo