Respecto a la protesta y sus medios

Solo para tratar de explicar mejor mi punto:

¿Cuántos de nosotros nos hemos encontrado a la salida de alguna estación de metro con una persona entregando algún tipo de folleto, promoción impresa o similar? ¿Cuántos de nosotros digerimos verdaderamente la información que en ella se plantea? ahora imaginen que esa información no llega a sus manos, sino que literalmente, "cae del cielo".

Vivimos en un país donde los costos son sumamente elevados. No existe un "barato" que valga, no quiero mentirnos, entonces ¿De donde salió el dinero para imprimir tantos panfletos? ¿Por qué arrojarlos, sin considerar la entrega directa junto a la información de primera mano, de boca en boca? ¿Por qué está mal hacer una crítica a un proceso que no está funcionando? ¿Por qué nos quejamos de la desinformación general en la que está sumida el país, cuando dentro de nuestras pequeñas fronteras hacemos lo mismo?

Vivimos en un bloqueo selectivo impuesto. Siempre escuchamos que hacer pública la planificación de una actividad es arma de doble filo. Si, puede que lo sea; pero entonces, no seamos tan "cara'e tablas" -si me disculpan la expresión-, para informar solo a aquellas personas que traen un "beneficio" personal, que acarician el ego y la necesidad de personalismo que lastimosamente afecta a nuestros "líderes"...
Hace unos días, para ejemplificar, se hablaba en una AGE acerca de ir al organismo competente y entregar una carta explicando básicamente la situación de la universidad y pidiendo su pronta resolución (si me equivoco, por favor, díganme). La respuesta general fue de descontento, puesto que -según el quorum- se trataba de una actividad no planificada. La respuesta del presidente adjunto de la JD-FCEUSB, a mi parecer, dejó mucho que desear. Explicó que no se podía informar para evitar que llegara la GNB, para luego decir que el ministerio sabía de la movilización...¿Coherencia, donde te habrás metido?

En fin, mi intención no era extenderme. ¿Me siento frustrada? Si, mucho. Nos hemos convertido en un asteroide orbitando alrededor de un sol que no debimos orbitar en un principio. Somos esa cara del país que nos lastima, a pequeña escala, sobre pupitres.
A mi no me gustaría simplemente sentirme orgullosa de que me critiquen porque haga algo, ya que hacerlo no implica, como premisa, que esté bien. Me encantaría, en cambio, motivarme y motivarlos a la autocrítica, que dejemos de permanecer estáticos e inamovibles en un país que pide a gritos un cambio de forma.

Buenas noches. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo