31 días y contando,

entre pares y primos.


No es suficiente con recriminarle al tiempo qué,

a pesar de la lucha,

perdimos.


Por eso Mayo,

porque podía, o no,

quitar todo cuando querías.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo