Hoy no hay letras, ni cantos, ni notas.

Te consumí como medicina y allí te quedaste;

sin tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo