martes, 22 de marzo de 2011

Me dijiste:

Siéntete segura, en un mundo sin fronteras, con sueños alcanzables.

vive, sin miedo a ser lastimada, con la certeza de entregar toda tu confianza y jamás sentirla traicionada.

Ríe, porque solo así sabrás perdonar los errores que todos cometemos, sin tomarlos siempre en serio, aprendiendo que no todo es un juego, pero si es esencial.

Toma mi mano y camina conmigo sobre nuestros sueños, deja que te guíe hasta donde nuestras voces se fundan en una sola, y mi mirada sea un reflejo de la tuya.

Sé mi órgano vital, mi impulso mientras camine por la oscuridad y si te digo ¡déjame! no lo hagas, pues solo sería un error por culpa de una decisión equivocada.

Compréndeme cuando nadie lo haga. Aún y cuando olvide escribirte, porque me pierdo en tu silencio y olvido lo esencial. Aún y cuando sea más fácil ignorarme porque mi sentido del humor es casi insoportable.

Ámame, cuando poseas aun más mi cuerpo y mi vida necesite de tus besos.

No te vayas por temor a un adiós inminente, que no manejo ese concepto. Preferí eliminarlo antes que herirte sin remedio.

Quédate y juguemos, entre nosotros todo es eterno. Persigamos fantasías y atrapemos los recuerdos. Pero por favor, no te aferres a ellos, que el daño ya está hecho. Mejor mira hacia el futuro donde tu y yo seamos mucho más que éste sueño.

Gracias,por nunca despertarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario