Nada.

Tan egoístas somos qué todos sufrimos,pero jamás tratamos de entender el dolor ajeno. Preferimos refugiarnos en nuestros problemas y a la final,todos tenemos una guerra interna.
No entiendo como llegamos a ésto,todo es dolor,todo es pasajero. Supongo que así pasarán los años. Todos cargamos nuestra cruz en silencio. ¿Y si lográramos tener una tregua?. Un segundo de comprensión,evitando años de sufrimiento.
Pero no. Somos unos malditos egoístas y la guerra continúa mientras otros sonrien con malicia.
El que no ha sentido dolor piensa que todo es fácil. Te dan un sermón: "No llores,todo pasa...". Pero son solo palabras vacías. ¿Por qué mejor no dan un abrazo? Así no habrían barreras y realmente vale más que charlatanerías de consuelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo