Puedo.

Puedo extrañarte en el silencio de la mañana, cuando el amanecer no sale, porque hasta el te extraña.

Puedo sentirte a mi lado, aunque solo sea un espejismo de lo que tanto añoraba.

Puedo perseguirte en miles de sueños, buscando tu boca, llena de palabras dulces y plenas, esas palabras que quiero escucharte susurrar y que mi corazón espera en el silencio.

Puedo jugar a seguir mintiendo, que ésto no me duele, que todo es pasajero, aunque preferible es soportar la distancia antes que olvidar tu recuerdo.

Puedo ser todo lo que tu deseas, intentaré abrazarte mientras te hundes en mi pecho y mi respiración se acelera.

Puedo estar contigo hasta que el infinito me lo impida, pero no me pidas un adiós, porque jamás podría.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo