lunes, 21 de marzo de 2011

Pensaré que solo fuiste un kilómetro entre un camino sin fin, donde solo tropecé, porque me faltaba madurez.
Estoy entre un sueño y una pesadilla, cuando eras más que mi vida y ahora solo intentas destruirla ¿Que pasó contigo? ¿Quien eres? Te desconozco.
Te encerraste en un callejón sin salida, y jamás trataste de encontrarla, pues disfrutabas engañando y riéndote a nuestras espaldas.
Puede que sea cruel, pero ya a nadie importa tu situación.
Diviértete, juega con sus emociones. Una montaña rusa a la cual subes y bajas cuantas veces quieras.
Disfruta, ser el único en sus vidas, aunque cada una de ellas sea solo otra de tus victimas.
Tu cinismo me repugna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario