Al resumir las cuentas, cientos de silencios no cuadran. Se agrupan y forman un bloque de indiferencia. ¿Por qué un vacío? Si está lleno de nada...Solo otro absurdo que no puedo comprobar.

Soy mala con los argumentos, así que solo puedo decirte: "no cuadran". No me preguntes por qué, ellos solo existen para evitar que siga diciendo estupideces, regalarte unos segundos de calma, preceder una gran intervención o hacer que descanses un poco de mi y mis eternas retahílas.

Son solo silencios. ¿Cómo podría explicártelo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo