Por alguna extraña razón, siempre estoy alejada de lo tangible, lo necesario, lo productivo.
No quiero verme obligada a rendir cuentas por una actitud tan natural. Allá ustedes, incapaces de percibir una porción de amor, y sus consecuencias, en cada vacío.
Allá la vida, que se les escapa. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo