Lo malo de escribirle al amor es qué, en cada coma que enfatizas, abres una brecha en el cielo y nunca más vuelves a verlo igual.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo