Y me enamoré tanto del amor, que cada vez que pasaba de página, todo era gris, como el agua que pisamos con el té entre las manos, ya sin sol.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A ti, que me regalaste todo