lunes, 15 de abril de 2013

La patria brava, se vale de argumentos.

Hoy, 15 de abril de 2013, a las 09:43 pm, empiezo a escribir esta nota.

En la tarde perdí, de cierta forma, las esperanzas. No quise escribir, no quise opinar. Convertí mi mente en una burbuja ajena al bullicio del país. Intenté hacerme de oídos sordos. Obviar los gritos del pueblo, desde la barriada hasta las grandes quintas...

¡Tamaño error cometí!

En este instante, justo cuando las palabras se me escapan de los dedos, tengo más esperanzas que nunca. No hablo desde un color político, desde el odio, la segregación, la intolerancia. Hablo desde mi condición de estudiante, perteneciente a esta patria que llevó aquí, en el pecho.
Por cuestiones del destino, terminé "debatiendo" con una simpatizante del oficialismo, gracias a Twitter. Si, justo cuando más caída estaba mi esperanza, apareció ella. Llegó como se fue: sin argumentos, cargando un mensaje repetitivo, obtuso e incongruente.
¿Saben qué? Me sentí mas viva, porque mis ideales saltan en el pecho, brincan desde mi alma y se plasman, porque no puedo dejarlos como simples ilusiones, vagos pensamientos ¡No! Están vivos y tienen derecho a salir, a protestar, a revolucionarse.
Una vez más, levanté mi única arma: mis letras.
Y tú allá, tras la pantalla, sigues haciendo tu parte.

Vivo en un país rico en recursos, vibrante, lleno de luz. Parajes inhóspitos, cuevas maravillosas, médanos como nieve de arequipe, playas a viva voz, ríos que cantan, lagunas que sueñan....Hundido en la miseria, donde la ley es solo un papel que nadie lee, que todos pisan, que no respetan.

Yo, desde aquí, no tengo miedo a decir lo que pienso. Yo no voy a dejar de escribir, no voy a dejar de expresar mi descontento a través de la literatura ¡Jamás!

La simpatizante de la que les hablaba (Abogada, por cierto), argumenta que no puedo opinar porque yo "ni siquiera voto" y qué, razonablemente, mis ideales han sido impuestos por mis padres. 

¿Por qué confundir ideales con principios? Mientras unos hablan de unidad y tolerancia, otros hablan de comunismo. Mientras unos exigen respeto, otros hablan de ideologías. ¿Cuál es la diferencia? ¿Es que acaso piensan que ser menor de edad es no tener criterio propio?

Con todo el respeto que usted, lector, se merece: Aquí muchos estudiantes tenemos más guáramo que pseudo-revolucionarios que defienden su concepto de "patria" con tiros al aire.

Aquí, la patria, la construye el pueblo, no un par de hechos violentos e injustificados.

Querer patria no es querer a un color representativo. Querer patria no es pasar hambre. Querer patria no es hacerse indiferente a la falta de energía eléctrica, agua y demás servicios básicos. Querer patria, joder, no es ver a Venezuela dividida a causa de un mal sistema de gobierno.

Y si, estoy molesta, pero con ganas de echar pa'lante, estudiar y trabajar para sacar a esta nación tan bella y tan fiera, que no se deja amedrentar, del barro.

Si van a defender a un sector, por lo menos cuenten con tesis a la hora de dejar soltar todos esos ideales sin convicción. Tengan respeto por el pueblo y sus decisiones. Lean a Marx, a Owen, a Engels y luego, hablen de las ventajas de socialismo utópico frente al científico, del corporativismo...

No necesito un título universitario para defender mis principios, así mismo como otros poseen el título pero carecen de argumentos y buscan, a través de palabras vacías, llenar los silencios.

3 comentarios:

  1. ahora por tu culpa, los carajitos culicagados van a querer seguir hablando de política.

    ResponderEliminar
  2. Tu comentario es tan vacío. Aquí no se habla de política, se habla del país, lo cual abarca un concepto más amplio. Abre tu mente y no seas tan cerrado.

    ResponderEliminar